Todos los multifondos rentaron negativo en septiembre
04/10/2021
Fiscal nacional, Jorge Abbott, instruyó a los abogados de la Unidad Anticorrupción, analizar los antecedentes en torno a la compraventa de la minera Dominga, en el marco de los denominados Pandora Papers
04/10/2021

Lunes 04 octubre de 2021 | 14:00

Según prevé la Unidad Operativa de Control de Tránsito (UOCT), durante las próximas semanas en la región Metropolitana se verá un aumento en el atochamiento vehicular debido a múltiples causas.

A pesar de que aún se mantiene la modalidad de trabajo o estudios en línea en varios lugares; el fin de toque de queda, la alta tasa de vacunación contra la COVID-19 y y los posibles contagios, hacen que los santiaguinos se trasladen aún más a bordo de sus automóviles por la capital.

El Mercurio consignó que, entre las 17:00 y las 18:00, se están registrando velocidades que no superan los 22 kilómetros por hora (km/h) en algunas arterias principales de traslado. Entre ellos, el pasado lunes 27 de septiembre, desde Vicuña Mackenna hasta Pedro de Valdivia, hubo una velocidad de 21,9 km/h.

En la avenida Manuel Rodríguez, entre la Alameda y Matta, marcó 21,08 km/h. En Américo Vespucio-Ossa, desde Apoquindo a Príncipe de Gales, con un 23,7 km/h. Y también se vio en Camino a Melipilla, entre Vespucio y Tres Poniente, donde se mantuvo en 22,93 km/h.

El subsecretario de Transportes, José Luis Domínguez, afirmó que “a través de la UOCT se monitorean las zonas y aquellos puntos en los que se registra un mayor flujo, para así ajustar las programaciones de los semáforos y optimizar los tiempos de desplazamiento”.

Alberto Escobar, gerente de Movilidad del Automóvil Club, sostuvo que “tenemos objetivamente más autos que antes, pero la velocidad promedio es la misma que teníamos antes de la pandemia (…) En el 2022 tal vez tendremos una idea más completa de cómo se configuró este panorama”.

Para Gonzalo Pérez, ingeniero de Estudios del Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI), “muchas personas siguen con cierto temor producto de posibles contagios por el uso del transporte público. Por lo mismo, quienes pueden han optado por el transporte privado individual, lo que genera mayor impacto sobre el sistema de transporte”.

Por ello, Pérez argumenta que se debe priorizar el transporte público para descongestionar las calles por lo que se debe mejorar su calidad “instalando desincentivos al uso del transporte privado a través de distintos sistemas de tarificación”.

En tanto, Escobar indica que es mejor aumentar el nivel a través de tecnología “para hacer más inteligente el uso de calles y semáforos, según el flujo que se mueve”, soslayó.