Subsecretaria de Prevención del Delito, Katherine Martorell advierte que seguirán fiscalizando y sancionando a participantes de fiestas clandestinas
09/12/2020
AFP adelantaron y permitieron el proceso de segundo retiro 10% fondo pensiones desde las 00:00 horas de este jueves 10 diciembre
10/12/2020

 Publicado a las 19:00

Por CRTV

Fuente RBB

Tras el derrumbe del canal Las Mercedes, el 25 de noviembre, casi mil agricultores de Curacaví y María Pinto quedaron sin agua para cerca de 16 mil hectáreas ya plantadas.

Lo anterior causó una tragedia agrícola: desde la zona ya afirman que casi todo está perdido, por ejemplo zapallo y poroto verde, pero principalmente el choclo por ser la temporada para su producción.

En esa línea, en conversación con Expreso de Radio Bío Bío, Gisele González, vocera de los agricultores, alertó que lo que comúnmente salía de la zona en dirección a Valparaíso, Lo Valledor y la Vega Central este año simplemente no existirá, lo que conllevará un alza de precios.

“Los agricultores dan todo por perdido. Se estaba trabajando con camiones aljibes, que no es suficiente. Ya son 16 mil hectáreas afectadas. No se están dando soluciones para ahora, pero la gente las necesita a corto plazo”, dijo González.

En diálogo con La Radio, la portavoz confirmó que se suponía que este miércoles se había prometido que habría habido un poco de agua trasncurriendo por el ducto, lo que no ocurrió.

Desde Colbún, encargada del mantenimiento de la estructura, postergaron la llegada del recurso para el viernes, pero González señaló que ellos saben que los trabajos van a tardar más.

“Esto ya es irreversible (…) Hay agricultores que están dando todo por perdido. Ya no sirve que llegue el agua el viernes, mañana, ya mucho se perdió”, zanjó.

En la entrevista, la vocera hizo hincapié en que todas las medidas sugeridas hasta el momento por parte de la autoridad no traerán alivio inmediato a los afectados. “Traer más camiones aljibes ya no sirve”, enfatizó.

A su juicio se debe decretar zona de catástrofe y así expandir la zona de emergencia agrícola anunciada ayer martes por el Gobierno.

“Se dice que se va a hablar con BancoEstado para hacer una renegociación, ¿pero cuándo se va a hacer eso? Mucha gente tiene que pagar ahora por el fin de la cosecha, en diciembre o enero”, inquirió.

“(Nadie tiene seguros) Está complicada la cosa. Muchos tienen que pagar créditos en bancos, se endeudan”, profundizó.

Tras ello, González avizoró que los afectados no podrán acceder a créditos el año que viene, por lo que deberán vender máquinas “para salir adelante y volver a cero”.

A futuro, en la zona quieren impulsar la idea de construir un embalse, ya que si el canal nuevamente termina fuera de funcionamiento “mucha gente va a volver a quedar de brazos cruzados, pero las autoridades no han dicho nada”.

Consultada si con anterioridad habían pasado tanto tiempo sin agua para poder regar sus cosechas, la vocera respondió que “jamás”, ni siquiera por falta de lluvia.

El canal Las Mercedes, de unos 140 años, es la única vía con la cual agricultores de Curacaví y María pinto acceden al agua para su actividad.

Este tiene su origen en la cuenca del río Mapocho, posee 91 kilómetros de extensión, desembocando en el estero Puangue, y transporta cerca de 10.000 litros por segundo.

En el kilómetro 21 de su trazado está la central hidroeléctrica Carena, atraviesa tres túneles de 300, 1.200 y 1.500 metros de longitud y un acueducto de 700 metros de largo sobre el río Puangue, poco antes de llegar a Curacaví.